Ponga una contraseña en su vida

Y utilícela correctamente, porque en caso contrario, alguien acabará suplantando su identidad dándole un disgusto serio. Esta es una de las ideas recogidas en un interesante debate sobre la identidad digital realizado hoy en Caixa Forum y organizado por Barcelona Digital Centre Tecnologic.

El tema, por supuesto, no es nuevo. Se producen cientos de casos a diario a causa de uno de los muchos aspectos que la red aun no ha resuelto. Cualquiera puede hacer cualquier cosa en cualquier sitio en nombre de cualquier otro. Rubén Mora, jefe de la unidad de delitos informáticos de los Mossos d´esquadra ha advertido de un espectacular aumento de suplantaciones de identidad con muchos fines.

Ninguno bueno, por descontado. Casos que, además, son jurídicamente sancionables en pocas ocasiones. La desidia con la que las principales redes sociales controlan la proliferación de nicks y perfiles falsos y/o duplicados es otra de las causas del problema.

Ha quedado en el aire la sensación de que no se puede hacer nada (de momento) ante un problema muy grave, ya que afecta directamente la credibilidad y los proyectos de todas las empresas que quieren introducirse en Redes Sociales. También se hablado de cómo la identidad digital y la correcta presencia en la red es fundamental para encontrar (o mantener) nuestro puesto de trabajo, tema que merece un post por si solo.

El tema de las contraseñas viene a cuento porque otra de las ponencias correspondía a Josep Bardallo de Passwordbank, empresa dedicada a seguridad y que ha explicado como se están mezclando sin remedio las credenciales que usamos en nuestra actividad privada y profesional. Como todo se interrelaciona en eso que llaman “Cloud”, la nube que se supone hemos de ver cada mañana al abrir la ventana esperando que una ventolera no se la lleve a otra parte (y con ella nuestros bits).

También ha quedado claro que la cosa se complica por momentos, que día a día nos hemos de enfrentar a un montón de ID y passwords, todos distintos, y el poco control que tenemos sobre todo eso. Una herramienta única de validación para todo y para todos es el objetivo en el que trabaja mucha gente para solucionar esta cuestión.

Me he acordado en ese momento de mi abuelo. Con 70 años llevaba siempre encima un montón de llaves. Se acordaba perfectamente para que era cada una rezando cada mañana para no perderlas. Tenía tantas que ni se le ocurría hacer una copia. Y un día, cosas de la edad, ya no sabía que puerta abría cada una.

¿Gestionamos bien nuestras llaves electrónicas?, ¿Sabemos que puerta abre cada una?. Estoy hablando de usuarios normales, no de empresas. Seguramente se utiliza una fácil para todo para no recordar problemas con una difícil, pero eso es pan comido para un hacker, que la puede triturar en cinco minutos para acceder a cuentas bancarias, entre muchas otras cosas. Seguramente no hay copia de seguridad o está escrita en casa, a la vista de muchos, o en una nota teóricamente invisible en el móvil que se puede perder en cualquier lugar. La usurpación de identidad, en muchos casos, comienza por ahí.

Continuará …….

Anuncios
Publicado en Identidad digital, Redes Sociales, Seguridad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿ Son o no son periodistas ?

La celebración este fin de semana en Sevilla de Evento Blog España y todo lo comentado por su ponentes, me ha hecho pensar, una vez más, en la pregunta que se repite a diario en muchas empresas ¿ Que hacemos con los Bloggers ?. Y que a diario se queda sin respuesta (de momento).

La revolución es tan profunda que cuesta mucho adivinar su alcance. Y la comunicación de las empresas, grandes y pequeñas, está acusando sus efectos. Hasta hace muy poco, todas las compañías sabían a quien dirigían sus mensajes, a que medio y a que persona, y sabían también como dar juego a unos y a otros en forma de inversión publicitaria, y por descontado como reclamar responsabilidades si eran necesarias.

Eso formaba parte de un sistema que funcionaba más o menos bien. Un círculo cerrado con normas no escritas que está saltando por los aires a un velocidad cada vez mayor. Los medios tradicionales, con graves problemas económicos, pierden influencia día a día frente a un enemigo difuso, que tiene mil caras, y no cuenta con sede conocida ni dirección postal. ¿Peligroso? para muchos si por desconocido. ¿Controlable? Con toda seguridad, no. ¿Interesante? Por descontado, siempre y cuando muchas estructuras empresariales, superen el pánico y realicen el esfuerzo de cambiar las ideas que funcionan desde hace cincuenta años. En este sentido son especialmente interesantes las reflexiones de Pilar Jericó en Evento Blog recogidas por Óliver Serrano.

Para empezar, los bloggers ¿Son o no son periodistas? Buena pregunta. Definición recogida en el Web de la Real Academia Periodista: “Persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo o persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión”.

¿Y que es un medio audiovisual? Supongo que cualquier cosa que se pueda ver u oír. Con lo cual un Blog es un medio de comunicación y el que escribe allí es alguien dedicado profesionalmente a la cosa (si consigue cobrar a final de mes o no ya es otra cuestión). ¿Es eso un periodista?. Seguramente si, y por tanto merece el respeto de cualquiera mientras desarrolle su trabajo de la forma más honesta que sea capaz como es el caso del 90% de la gente que dedica su tiempo a escribir de lo que le gusta y apasiona. O quizás deberemos llamarles simplemente comunicadores.

Los que nos hemos dedicado a esto durante muchos años, debemos afrontar el reto. Decir que los portales, webs y confidenciales son los lugares en que vale todo lo que cualquiera no se atrevería a escribir en un medio “serio” no es correcto. Hay excesos en todas partes y la red, por sus propias características facilita muchos de ellos. Pero la revolución es imparable, y negar su existencia es tan inútil como absurdo.

Las preguntas se amontonan pero es que de momento no tienen solución ¿ Escribe mejor, es más serio o merece más respeto el que opina o informa desde una redacción con cien personas bajo el paraguas de una cabecera “de toda la vida” o el que teclea en un portátil desde cualquier lugar conectado a la red con un teléfono móvil. ?

Muchas cosas estarán en cuestión hasta que estas preguntas tengan respuesta. Mientras tanto, es posible que la comunicación empresarial, que se enfrenta a este reto, comience a dar giros imprevisibles que exigirán soluciones valientes.

A no ser que la verdadera respuesta sea más inquietante y lo que de verdad preocupa a muchos sea, sencillamente, que la gente pueda opinar.

Continuará…..

Publicado en Redes Sociales | 2 comentarios

Navegando que es gerundio

He comenzado a probar el nuevo navegador RockMelt gracias a una invitación de Adriana Freixa. Basado en Chrome, con el que tiene un innegable parecido, y con Google integrado, RockMelt parece el segundo paso hacia la fusión total y absoluta de los perfiles de redes sociales de cada usuario dentro del navegador. El primer paso fue Flock, pero a ojos de un usuario poco experto, su manejo podía ser excesivamente complejo.

El concepto de RockMelt busca tenerlo todo a mano en una pantalla, navegar, conversar en Facebook y Twitter (de momento) y hacerlo todo a la vez sin cambiar de pestaña constantemente o sin insertar interminables extensiones en el navegador que no siempre funcionan bien. Como dice su slogan: “Your browser re-imagined”.

Tiene buen aspecto, aunque harán falta unos cuantos días para poder conocerlo a fondo. Sin embargo, creo que lo verdaderamente importante es que iniciativas como esta ofrecen una idea muy clara de cual es el camino a seguir, la integración de todas las funciones en una misma pantalla. Una teoría muy simple con una aplicación práctica bastante compleja.

El paso es interesante y habrá que seguir la trayectoria de RockMelt, que de momento sólo es accesible por invitación, para ver como se consigue algo que la televisión está buscando desde hace tiempo, que una sola pantalla sirva para todo.

Parece seguir, además, la estela de Blekko, el nuevo buscador lanzado hace unos días, y cuyo funcionamiento nos explica el maestro Xavier Colomés en un post de su Blog Top-Rankin. De lectura obligada.

Todo eso es perfecto desde una perspectiva lúdica. Si se trata de trabajar y producir, y como diría Berto Pena, tantas imágenes, avisos, y luces en una pantalla lo único que consiguen es distraer al usuario de la tarea principal. Pero esa es otra discusión.

Y como anécdota, un detalle. Uno de los inversores del proyecto es Marc Andreessen, el fundador de Netscape. Cuando he leído el nombre no he podido evitar recordar la primera vez que instalé Netscape en un PC. Fue, si no recuerdo mal, en el Paleolítico. Los viejos roqueros nunca mueren.

Salud,

Publicado en Redes Sociales | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Brand Detractor, el malo de la película

Espero que me perdone mi amigo Carles Roca-Font por haberle copiado un titular de su Blog BCNudge, pero me llamó mucho la atención un Post en el que hacía referencia al “Brand Detractor” como el malo de la película y un auténtico reto, quizás una pesadilla, para un Community Manager o la estrategia de una marca en Redes Sociales.

No es una cuestión menor. El Brand Detractor es una personaje conocido, aquel que siempre escribía a los periódicos o llamaba a las radios, y que ahora dispone de nuevas armas. El significado en inglés se entiende claramente pero queda mejor traducido al cristiano. Por decirlo educadamente, un tocanarices o como decimos en catalán, un torracastañas. Aquel individuo que por un motivo u otro tiene como objetivo desacreditar a una marca o producto por una mala experiencia personal, por creer que ha sido engañado en alguna compra u operación comercial sin haber recibido ninguna atención a sus reclamaciones, o porque si, porque le da la gana.

La insistencia de un solo puede hacer más daño que los mensajes de cien. Por ello, la estrategia de una marca en Social Media debe incluir en su protocolo de crisis esta figura. Hay previstas respuestas para quejas masivas pero a veces nos olvidamos de que un tipo con un teléfono, ganas y tiempo, puede hacer saltar por los aires el mejor de los proyectos de comunicación. Puede ser que busque simplemente notoriedad o que tenga toda la razón del mundo y que la empresa o alguno de sus representantes le haya tomado el pelo. Hay que prever esta situación, y tener en cuenta este tipo de personaje y de actitud. Saber como afrontar el problema y reconducirlo de la mejor manera nos puede ahorrar un montón de problemas.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 4 comentarios

Promociones en Facebook. Antes de pedir perdón, hay que pedir permiso.

Ayer asistí en WebBar de Barcelona a un charla de Francesc Gómez @francescgo sobre una cuestión más que interesante, las promociones en Facebook. Las miles de páginas de empresa que se pueden encontrar en esta Red tienen como objetivo evidente promocionar su actividad y productos entre sus seguidores/visitantes/fans y para ello se pueden encontrar cientos de iniciativas distintas. Hasta hace unos meses, se podía hacer cualquier cosa. Pero en diciembre del año pasado, Facebook decidió poner orden en la casa.

Se pueden hacer promociones, faltaría más, pero siguiendo unas normas mucho más estrictas. Zuckerberg y compañía han fijado unas reglas de obligado cumplimiento. Como dijo Francesc, se acabo el Top Manta o colocar las promociones de cualquier forma y ha llegado el Centro Comercial, claro, limpio y ordenado, utilizando únicamente aplicaciones aprobadas con antelación por Facebook, y cumpliendo legislaciones internacionales, algunas tan pintorescas como la prohibición de promociones abiertas a personas residentes en países bajo embargo USA (Corea del Norte, por ejemplo).

Han pasado unos meses. Los suficientes para conocer a fondo que nos deja hacer y que no Facebook en sus páginas, y aquel refrán tan Spanish de “más vale pedir perdón que pedir permiso”, ya no vale en FB. Las promociones comerciales seguirán siendo una parte fundamental de la actividad de esta Red, pero las miles de empresas que las utilizan deben saber que las reglas del juego han cambiado, y bastante. Podéis consultar más información en el Blog de Francesc Gómez. EnQuarentena

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

¿ Cuando empezaremos a pagar ?

Tengo la sensación, puede que infundada, es posible, que todo es demasiado fácil. Disfrutamos de un montón de servicios en Red que no nos cuestan ni un euro. Disponemos de fantásticos sistemas de correo electrónico, calendarios y agendas on-line, servicios de mensajería, y gestores de documentos. Libros de caras en los que compartir nuestra vida con conocidos y desconocidos y cualquier cosa que pueda colgar de una maquina desconocida en un servidor que esté quien sabe donde.

La reflexión, posiblemente un poco inocente, viene a cuento después de un fin de semana actualizando documentación on-line de forma gratuita. La pregunta es: ¿ Hasta cuando ?

Alguien que sepa de esto me puede corregir diciendo que pagamos desde el primer día. Cuando entregamos a un montón de empresas datos personales, más de los que imaginamos, que tienen un enorme valor. Cuando buscamos, descargamos y compartimos, dejamos una huella electrónica (que no se puede borrar) que a un ojo experto le permite saber quien y como somos y sobre todo lo que nos gusta. Eso nos coloca en una inmensa base de datos de incalculable valor comercial que nos puede bombardear con la publicidad de lo que nos gusta en el lugar exacto.

Quienes lo hacen lo saben todo de nosotros. Por eso nos dejan hacer un montón de cosas gratis. Yo dudo, sin embargo, de que eso sea suficiente. Cuando todo el mundo se haya acostumbrado a tener su agenda, sus fotos, todos sus datos y media vida en una nube, no sabremos vivir sin eso. Y ese será el momento de cobrar. La magnitud del posible negocio tiene tantos ceros que no caben en esta página. ¿ Alguien comparte esta teoría/inquietud/sospecha ?

Salud,

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Empieza la segunda parte

Como diría alguno de mis compañeros, ahora viene lo bueno. Ayer sábado terminó con la presentación de proyectos el primer postgrado de Brand Community Management en la Bussines Engineering School de La Salle, en Barcelona. Han sido cinco meses de inmersión en cultura 2.0 y redes sociales, de conocer a gente sensacional y aprender un millón de cosas.

Y también, dicho sea de paso, una saludable cura de humildad. Uno piensa que sabe mucho de redes hasta que comparte horas y horas de clase con gente extraordinariamente brillante que, suavemente y con una sonrisa, te coloca de nuevo en el lugar que toca.

No hace falta ser muy listo para intuir que las redes sociales están cambiando profundamente nuestra forma de comunicarnos. La nuestra y la de las empresas. Pero no imaginaba hasta que punto. Y el cambio no es sólo tecnológico. Eso es lo menos importante. El cambio auténtico, la gran revolución, es de ideas y conceptos.

Recuerdo cuando mandé mi primera crónica a un diario. Fue desde el circuito de Monza en abril de 1982. Tardé tres horas de Telex para enviar veinte líneas del GP de Italia de motos. O aquella vez en el Rally de San Remo en 1990, cuando Carlos Sainz ganó su primer mundial. Engañamos a un amigo para que junto al equipaje se llevase en avión seis carretes de fotos con la esperanza de que llegase uno.

La batallita viene a cuento porque no importaba mucho el retraso o los medios. Sólo nosotros estábamos allí y sólo nosotros se lo podíamos contar a la gente. En la comunicación empresarial pasaba lo mismo. El mensaje era uno y en una sola dirección.

Las cosas han cambiado tanto que los profesionales de la comunicación, los que hemos llegado aquí desde el periodismo, hemos de hacer lo mismo. Hay que conocer a fondo las redes y sus mecanismos, y la gente que las moldea. Y las empresas, guste o no, han de seguir ese camino. Porque los que antes sólo hablaban ahora han de aprender a escuchar.

Por eso, la experiencia de este postgrado ha sido especialmente positiva. Y el haber conocido a gente joven, inquieta, encantadora, combativa y muy, muy inteligente. Ha sido y es una suerte. Porque junto a muchos de ellos, el aprendizaje, en realidad, acaba de empezar.

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios